La niña del Napalm

Phan Thị Kim Phúc o Kim Phuc (nacida en 1963) es una vietnamita (nacionalizada canadiense) mejor conocida por ser la niña de la foto de Nick Ut que ganó el premio Pulitzer. La fotografía de una niña corriendo desnuda por la carretera, con su piel ardiendo a causa del napalm, cambió la forma en la que el mundo contemplaba la guerra de Vietnam y por tanto, todas las guerras. Es, sin duda alguna, una de las fotos más conocida de la guerra de Vietnam. El fotógrafo la tomó el 8 de junio en 1972. Ese día, una bomba de Napalm fue lanzada por un avión estadounidense abrasando, entre muchos otros,  a esta niña de a la sazón unos nueve años que vivía en la población de Trang Bang con su familia. En esta foto sale de forma explícita la chica desnuda corriendo huyendo de  su población, sin darse cuenta que su ropa ha desaparecido a consecuencia de las quemaduras del napalm. Según su testimonio, sintió un calor muy doloroso en la espalda y fue el propio fotógrafo quien llevó al hospital donde la trataron de las terribles quemaduras en el 65 % del cuerpo.

http://www.dailymotion.com/video/x71ks1_phan-thi-kim-phuc-vietnam-napalm_news

Cuando se hubo recuperado, su único deseo era volver a la escuela. Soñaba con ser Médico y cuando tuvo la edad para hacerlo, se matriculó en la facultad de medicina de Saigón.
Desgraciadamente, el gobierno descubrió que ella era “la niña de la foto” y la obligó dejar sus estudios para usarla como objeto de propaganda: ya que se había convertido en un símbolo de las atrocidades de la guerra. Finalmente consiguió continuar con su carrera en Cuba donde la terminó y donde se casó con su actual marido. Tras su boda fueron a Canadá de luna de miel donde pidieron asilo político.
Hoy en día, continúa viviendo en Canadá con las cicatrices y el dolor que le ha dejado el Napalm de por vida, pero ha aprendido a vivir con ello y ha dejado de odiar a los responsables.

kim

En 1997, creó la Kim Phuc Foudation en los EE.UU. que se dedica fundamentalmente a la asistencia médica y psicológica de los niños víctimas de las guerras. Dicha fundación está actualmente presente en los campos de refugiados en Tayikistán adonde huyen los víctimas de la guerra en Afganistán así como en muchos otros países como Kenia, Rumania, Timor Oriental o Uganda por ejemplo.

No es por casualidad que escogiera este tema en mi nueva entrada del blog, este año se cumple el cuadragésimo aniversario de la famosa fotografía. Cuarenta anños han pasado pero siguen existiendo niños, victimos de guerras que no querrían.

Con este artículo quiero sensibilizar. Los niños nesecitan su ayuda.

Para:

Kholoud (Afganistán)
Randa (Afganistán)
Abdul (Afganistán)
Tia (Côte d’Ivoire)
Delphine (Côte d’Ivoire)
Oliver (Liberia)
Akaash (Nepal)
Alfonso (Nicaragua)
Noam (Palestina)
Adi (Palestina)
Amir (Palestina)
Bahati (República Democrática del Congo)
Jemima (República Democrática del Congo)
Furaha (República Democrática del Congo)
Ali (Siria)
Dima (Siria)
Jacinata Aaya (Uganda)

¡Haz una donación!

http://www.kimfoundation.com/modules/contentpage/index.php?file=donation.htm&ma=150&subid=1501

Para más información sobre los niños victimas de la guerra, véase el informe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR):
http://www.icrc.org/eng/assets/files/other/icrc_002_4015.pdf

Fuentes:

Anuncios

La mujer opuesta al voto femenino

Imagen

“La mujer hoy, ante la lucha en campo abierto de los hombres, ha operado el milagro.” – Victoria Kent, referiéndose a las mujeres que hicieron posible el “¡No pasarán!” frente a la España negra.

¿Os acordáis del debate que tuvo Clara Campoamor en el parlamento para que se aprobara el voto femenino en España?, a pesar de que pueda parecer increíble, su oponente fue otra mujer, por tanto, progresista

Esta mujer, Victoria Kent Siano, estaba en contra del sufragio universal a pesar de sus convicciones democráticas y feministas, ya que creía que la mujer española de esa época, emplearía su voto en sentido conservador y consideraba que la falta de formación de estas no garantizaba el apoyo a una república liberal y democrática.

Victoria, una malagueña nacida a finales de los años 1890,  estudió derecho en la Universidad de Madrid y se hizo abogada siendo la primera mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid en 1924, en plena dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), fue la primera mujer Diplomática española yla primera mujer del mundo que ejerció como abogada ante un tribunal militar, asumiendo la defensa de los encausados por la sublevación republicana de Jaca en 1930, concretamente la de Álvaro de Albornoz ante el Tribunal Supremo de Guerra que le juzgó en 1930 por firmar un manifiesto republicano.

Afiliada al Partido Radical Socialista, obtuvo un acta de diputada en las elecciones de 1931. Designada durante la II República directora general de prisiones (1931-1934), alcanzó gran popularidad por sus intentos de reforma del sistema penitenciario español, especialmente en la mejora de las condiciones de vida de los presos y la ampliación de sus derechos. Fue socia fundadora y vicepresidenta del Lyceum Club creado en Madrid (1926) para debatir libremente todos los problemas de la condición femenina.

 

Pero, ¿porqué fue contraria al voto femenino?

La razón por la que Victoria Kent era contraria al sufragio universal no está clara. Según algunos autores era porque consideraba que la mujer española de la época no estaba intelectual, social y políticamente preparada para votar, según otros, simplemente porque su partido, el Partido Radical Socialista, así lo defendía y ella defendió esta tesis tan contraria a sus convicciones feministas simplemente por “disciplina de voto”. Como recoge Jacqueline Westwater, una enmienda a la totalidad del Partido Radical Socialista  en el debate constitucional para la elaboración del proyecto de Constitución, era así defendida por la propia Victoria Kent: el voto femenino es “un elemento peligrosísimo para la República, ya que la falta de madurez y de responsabilidad social de la mujer española podía poner en peligro la estabilidad de la República, ya que un porcentaje muy elevado, antes de votar, lo consultaría con su director espiritual”.

Durante la Guerra Civil Española (1936-39) fue enviada a París como secretaria de la embajada española (1937). Allí se quedó cuando las Fuerzas Nacionales de Franco derrotaron a las Republicanas. Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-45) y la invasión alemana de Francia, se vio obligada a esconderse para no caer en manos de la Gestapo. Permaneció el resto de su vida exiliada en México y Estados Unidos, donde dirigió la revista de los exiliados españoles, Ibérica, muriendo en Nueva York, 1987.

Fuentes: